¿Qué es la contaminación acústica? La web Maldita.es nos lo explica.

Según define el Ministerio para la Transición Ecológica, contaminación acústica es la presencia en el ambiente de ruidos o vibraciones, cualquiera que sea el emisor acústico que los origine, que impliquen molestia, riesgo o daño para las personas, para el desarrollo de sus actividades o para los bienes de cualquier naturaleza, o que causen efectos significativos sobre el medio ambiente.

El exceso de ruido, o sea, esta contaminación acústica, produce efectos sobre la salud. No sólo de tipo auditivo, si no también perturbaciones del sueño, aparición de hipertensión y enfermedades cardiovasculares y deterioro del rendimiento cognitivo en escolares.

En este artículo indica Carlos Pascual Ansotegui, experto en sonido, acústica y diseño de auditorios, que el principal foco de ruido en las ciudades es el generado por los automóviles, al que se suman el tráfico aéreo, las obras de construcción y la restauración y el ocio nocturno. Por ejemplo señala que “los bares, los restaurantes y las terrazas que se montan en el exterior cuando llega el buen tiempo llegan a superar los 110 dB”.

Puedes leer el artículo completo aquí

No olvidemos que los poderes públicos tienen la obligación de eliminar las fuentes reconocidas de emisión de ruido excesivo y proteger a la ciudadanía de los efectos nocivos de la contaminación acústica mediante la aplicación de la normativa vigente, además de mejorar la ya existente.